António Costa se convierte en presentador de televisión mientras se decide su futuro político en Bruselas | Internacional

El ex primer ministro portugués António Costa pasó estos meses como estrella de televisión en Now, un nuevo canal dedicado únicamente a la información que pertenece a Medialivre, también propietaria de la filial CMTV. Mientras sus antiguos compañeros del Consejo Europeo se reunían a cenar en Bruselas para hablar del departamento de carga comunitario, en un momento en el que tiene opciones de ocupar uno de los dos principales, Costa se explicaba sobre fútbol y selección nacional con la El periodista Pedro Mourinho en un programa llamado Optimista, que ahora dará lugar a cada semana. Un nombre similar a la actitud vital del político socialista, una alergia a la dermatología que fue descrita por el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, como debida a «un optimismo crónico, a menudo irritante». El espacio pretende mostrar lo mejor del país y ha comenzado por el fútbol, ​​ahora que la selección aspira a ganar su segunda Eurocopa.

La diplomacia es otro tema importante para el país, pero no esperes ser el tema de un programa de televisión. Portugal tiene una población similar a la de Grecia (algo más de 10 millones de habitantes) y una presencia internacional actualmente mayor que la de Italia o España, tercera y cuarta economía de la Unión Europea. Si el esquema comunitario que ahora se debate prospera, Costa se convertirá en la próxima legislatura en presidente del Consejo Europeo, institución que representa a los jefes de Estado o de Gobierno de la UE. En 2017, Portugal escuchó a otro ex primer ministro socialista, António Guterres, en la cumbre de la ONU, y entre 2004 y 2014 vio a José Manuel Durão Barroso como presidente de la Comisión Europea. El conservador Durão Barroso fue nombrado primer ministro hace dos años y su carrera hacia Bruselas fue un éxito para la diplomacia del país, aunque extropiano para el Partido Socialdemócrata (PSD, centroderecha), que perdió en las elecciones posteriores la mitad de un millón de dólares. votos, 30 monedas y el poder.

Con esa estatua en la cabeza, el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, le dio un ultimátum a Costa cuando ganara las elecciones de 2022 con alcalde absoluto. Rebelo consideró que se trataba de una victoria personal y que si abandonaba el cargo de primer ministro para asumir Bruselas, como deseaba, convocaría elecciones anticipadas. Y así fue, al menos la primera parte de la ejecución, aunque los hechos no sucedieron como se esperaba. En noviembre de 2023, António Costa redujo la carga mediante una operación fiscal contra la aprobación de los proyectos empresariales de su Gobierno. Tras la detención de su mejor amigo Diogo Lacerda Machado y de su jefe de gabinete, Vítor Escária, se abrió una investigación sobre el primer ministro en el Tribunal Supremo. Esta mañana presentó su renuncia a responsabilidades y con “conciencia tranquila”.

El Rebelo de Sousa disolvió la Asamblea de la República y convocó elecciones, lo que permitió a la coalición conservadora Alianza Democrática llegar al poder y colocar a Luís Montenegro como primer ministro. En el programa televisivo de este lunes, Costa dijo que hablaría sobre la investigación judicial de su caso, una vez más, y la principal entrevista para el avance de su candidatura. Una vez reunidos en la cena del lunes, el primer ministro polaco, Donald Tusk, habló sobre las condiciones políticas para presidir el Consejo Europeo, pero dijo que aclararía su situación judicial.

En mayo, seis meses después de la apertura de la investigación en su contra, António Costa fue citado a declarar ante los fiscales. Salió sin ser imputado en la causa, aunque el hisopo haya sido archivado. La operación, que inicialmente se presentó como un caso de corrupción, fue duramente cuestionada en dos instancias judiciales, que reiteraron la presunción en un posible caso de tráfico de influencias y se informó que no hay pistas que apunten hacia el ex primer ministro.

A favor de la candidatura del socialista portugués está también el apoyo incondicional del actual gobierno de centro. El primer ministro Luís Montenegro reiteró estas horas en Bruselas, antes de la cena informal, que tendrá todo su “empeño” para apoyar su candidatura y ha mostrado su confianza para que prospere, informa la agencia Lusa. «Si esta candidatura es aceptada por la familia socialista, estoy convencido de que tenderá a triunfar», afirmó. Costa, además, «ostenta posiciones políticas que han hecho que, además de ser portugués, si se puede tener más confianza en él que en un socialista alemán, español, maltés o danés, al menos para los que se han presentado ahora como potenciales candidatos». » .

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La reunión que mantendrá estos miércoles en el Palacio del Elíseo de París con el presidente Emmanuel Macron se enmarca en los esfuerzos de Montenegro a favor de la candidatura de Costa. Si el representante francés también le da su apoyo, António Costa estará más cerca de su objetivo, con la respuesta de tres importantes dirigentes, entre ellos el alemán Olaf Scholz y el español Pedro Sánchez.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_