Líderes de la UE de la luz verde a los números de Von der Leyen, Costa y Kallas a la cúpula europea sin Meloni | Elecciones europeas 2024 | Notificaciones

El drama italiano no terminó en tragedia. Pesando sobre los ingresos y los elogios de la primera ministra de Italia, la ultraizquierdista Giorgia Meloni -que pasó días luchando con un proceso de negociación en el que no se la tuvo en cuenta por pertenecer a la familia de la ultraderecha-, los Veintisiete dieron este Luz verde a los nombres del gabinete de la UE: la conservadora alemana Ursula von der Leyen, para hablar ante la Comisión Europea, el ex primer ministro portugués y socialista António Costa, ante el Consejo Europeo, y la primera ministra liberal estonia, Kaja Kallas, como jefe de la diplomacia europea. Lo han hecho sin el apoyo de Meloni, quien se abstuvo de la designación de Von der Leyen y votó en contra de Kallas y Costa. El Primer Ministro húngaro, el nacionalpopulista Viktor Orbán, votó en contra de Alemania y Estonia. El trío que ya había enmarcado el martes a los negociadores de las tres principales familias políticas europeas -populares, socialdemócratas y liberales- recibió así la respuesta de un alcalde suficiente en una reunión en Bruselas, según fuentes diplomáticas.

Con sus votos contra Kallas y Costa, Meloni se rebeló contra el proceso de negociación que había dejado al margen de su familia ultraeuropea, los Reformistas y Conservadores (ECR), según fuentes del gobierno italiano. A cambio, se abstuvo con el conservador alemán «a la espera de conocer las líneas programáticas y las negociaciones abiertas sobre el documento italiano». [en la próxima Comisión Europea]”, dicen las mismas fuentes. Von der Leyen y Kallas, que sucederán a Josep Borrell como alto representante de Política Exterior y Seguridad, tendrán que pasar ahora por la confirmación del Parlamento Europeo, algo que, en el caso de Alemania, se votará de forma individual número—, no Está garantizado.

«Asumiré la responsabilidad de ser el próximo presidente del Consejo Europeo con un fuerte sentimiento de deuda», afirmó Costa, que en las últimas semanas se ha enfrentado a las reticencias de los conservadores por un caso judicial que involucra a su entorno. motivó su descenso y, aunque se ha inflamado menos, sigue abriéndose. «Debemos seguir trabajando juntos para garantizar que Europa sea un socio global eficaz para mantener nuestras ciudades libres, seguras y prósperas», afirmó Kallas en un comunicado difundido en las redes sociales. Algunos veían a Kallas como una persona demasiado beligerante con Rusia.

Von der Leyen, que se presenta como el faro de la estabilidad en un momento global muy volátil, acelerará una ofensiva diplomática desde este mismo mundo para conseguir que el máximo número de eurodiputados expresen su opinión, previsiblemente en el próximo pleno, en julio. Necesita una mayoría de 361 de 720. Y la suma del Partido Popular, Socialdemócratas y Liberales, la alianza que lo apoyó, y apoyó a la UE en los últimos años, cuenta con 399. Está muy adaptado teniendo en cuenta que perder votos, incluso los tuyos.

En 2019, cuando salió como tapada por una razón que nunca había estado sobre la mesa, pasó la palabra al Parlamento Europeo para nuevas votaciones en un proceso de sufragio secreto. Y ahora, con el ascenso de la ultraderecha frente a las elecciones europeas del 9-J y en una Eurocámara mucho más polarizada, la situación es diferente. También podría influir en lo ocurrido en Francia en las caricaturas legislativas, así como en los desafíos de un importante paso adelante de la extrema derecha de Marine Le Pen, que también podría acabar gobernando uno de los dos motores de la Unión. Por otro lado, en Alemania, la coalición del gobierno socialdemócrata Olaf Scholz, cuyo partido obtuvo el peor resultado histórico, también se retiró: los ultras de Alternativa para Alemania (AfD) se rindieron como segunda fuerza en Europa.

A partir de entonces, el drama de Meloni representó un pequeño golpe para el conservador alemán, que se debate en los últimos tiempos entre el enfoque del italiano y lo que considera aceptable la extrema derecha -a diferencia de los franceses Le Pen o Alternativa para Alemania, o unirse a una alianza moderada y unirse a Los Verdes. Para no hacer ruido, Meloni reclamó a Von der Leyen una vicepresidencia ejecutiva de la Comisión con una importante carta económica. Mientras tanto, los socialdemócratas y los liberales pidieron a Alemania que establezca un cordón sanitario y no se aparte de ningún tipo de ultraderecha.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

suscribir

El dilema de los últimos días ha sido si se trataba de seducir a Meloni para que respondiera a las cifras -para las que no ha faltado unanimidad sino un alcalde cualificado y reforzado, son diez países que representan al menos el 65%-. de la población – y contando con Italia, uno de los países fundadores de la Unión, que hizo oídos sordos a sus críticas y a su amor por el canto. Fuentes diplomáticas, buscadas por los Populares, han constatado el milagro de que los tres acuerdos hayan proporcionado el apoyo necesario.

Sin embargo, este joven cambió el tono de los dirigentes que habían criticado la brecha en la patria italiana. «Nadie respeta más a Meloni y a Italia que yo», afirmó el joven Donald Tusk, primer ministro polaco y popular comerciante, junto al griego Kyriakos Mitsotakis. Menos explícito, pero también conciliador, se mostró el Canciller alemán Olaf Scholz: «Hemos llegado a un acuerdo político sobre estas tres familias de partidos. Esta es sólo una posición. Hablaremos de determinación y justicia. Los 27 Estados miembros son igualmente importantes; esto es importante.»

Muchos menos problemas se deben al primer ministro de Checo, Petr Fiala, que formaba parte de la misma familia política europea que Meloni. “Para la República Checa es fundamental que la distribución respete no sólo el equilibrio político, sino también el geográfico. Los nombres propuestos ya se han adaptado a estos criterios. Además, los conozco a todos personalmente, tengo una relación positiva con la República Checa y tengo muy buena experiencia trabajando con ellos”, se informó en la red social Consejo Europeo.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_