El Papa dijo que vio “violencia y odio” en un mensaje ‘Urbi et Orbi’ que consagra una guerra como la de Gaza | Internacional

El Papa Francisco suele dedicar el día de Navidad, una de las fiestas más importantes del cristianismo, a celebrar la vida del mundo. Durante el discurso en la logia central de la Basílica de San Pedro, antes de dar la bendición Urbi et Orbi, el Pontificio argentino reflexionó sobre las guerras y crisis abiertas en todo el planeta, con un tono particularmente crítico. Bergoglio abordó, entre otras cosas, en particular el conflicto árabe-israelí que «sacrifica la vida de los pueblos» de Israel y Palestina. “Doy la bienvenida a todo el pueblo, especialmente a las comunidades cristianas de Gaza y de toda Tierra Santa”, dijo Francisco. Este día de Navidad el Papa afirmó «que nadie puede dejar de alimentar la violencia y el odio» y apeló a la «voluntad política» y a la ayuda de la comunidad internacional para encontrar «una solución a la cuestión palestina, a través del diálogo sincero» y la perseverancia entre los fiestas».

“La mirada y el corazón de los cristianos de todo el mundo se dirigen hacia Belén, donde en estos días se ha agudizado el dolor y el silencio. Después de haber solicitado el cese de las acciones militaris, la liberación de los rehenes y el permiso de entrada a Gaza para recibir ayuda humanitaria. “Alivió el corazón del dolor de las víctimas del abominable atentado del pasado 7 de octubre y escuché un grito gratificante por la liberación de las personas que todavía son consideradas torturadoras. «Pido que cesen las operaciones militares, con sus dramáticas consecuencias de víctimas civiles inocentes, y que la desesperada situación humanitaria se resuelva permitiendo la asistencia», señaló el Pontificio.

Francisco pidió repetidamente el fin de la guerra mientras intentaba mantener la habitual neutralidad diplomática del Vaticano en los conflictos. Aunque tuvo momentos de tensión y sus llamados no siempre estuvieron bien atentos a algunos de los partidos. En noviembre, los Estados Pontificios se reunieron, separándose, con las familias de algunos parientes israelíes en Gaza y con palestinos que tenían familia en Gaza y que, de alguna manera, se vieron afectados por la guerra.

La reunión terminó en polémica. Los miembros de la delegación palestina afirmaron que el Papa había hablado de “genocidio”, aunque más tarde el Vaticano declaró que el Papa había usado esa palabra. Los familiares de los israelíes me preguntaron que el Papa había utilizado el término «terrorismo» sin especificar quién lo había hecho. Los rabinos italianos también atacaron a los Estados Pontificios por haber acusado públicamente, en su opinión, a ambas partes del conflicto de «terrorismo». El Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, respondió que «el Papa quiere buscar los recursos de todos» y aseguró que la Santa Sede «no ha pasado por alto» condenar a Hamás por su ataque del 7 de octubre a Israel, sin embargo, » puede ignorar lo que sucede del otro lado», en alusión a la ofensiva israelí en la Franja de Gaza.

Ese día de Navidad, Francisco fue a clamar contra las guerres, «un viaje sin meta, una derrota sin vencedores, una locura sin excusas» y lanzó en su discurso un alegato contra el comercio de armamento. “Para decidir no a la guerra es necesario decidir no a las armas. Porque si el hombre, cuyo corazón es inestable y es hereditario, encuentra en sus manos instrumentos de muerte, tarde o temprano los utilizará. ¿Cómo podemos hablar de paz si aumentan la producción, los beneficios y el comercio de armas?”, afirmó Bergoglio. También criticó el hecho de que se destinen fondos públicos a la compra de material militar. “El pueblo, que no quiere armas hasta hace mucho tiempo, que quiere conseguirlas más rápida y pacíficamente, no sabe cuántos fondos públicos se destinan a armamentos. ¡Sí, sin embargo, deberían saberlo! Hablemos de esto, escribamos sobre esto, para que sepamos los intereses y beneficios que benefician a los guerreros», señaló el Papa.

También dio la paz a Ucrania, derrotada en la guerra por la invasión rusa en febrero de 2022 y desde ese año los cristianos ortodoxos han vuelto a celebrar la Navidad el 25 de diciembre en lugar del 7 de enero, para romper con la tradición imputada a Moscú en la época de la Unión Soviética y establecimiento de un acercamiento a Occidente. “Con los ojos fijos en el Niño Jesús imploro la paz para Ucrania. Renovamos nuestra cercanía espiritual y humana a su pueblo mártir, para que a través del apoyo de cada uno de nosotros podamos sentir en términos concretos el amor de Dios”, informó Francisco.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Francisco también reparó otros conflictos abiertos en el mundo y se mostró rechazado por «la población de la martirizada Siria, así como por Yemen, que es su amigo», así como por el pueblo libanés «para que se recupere inmediatamente la estabilidad política y social». «. ”.

El Papa también imploró «ese día de paz definitiva entre Armenia y Azerbaiyán», cuyo enfrentamiento ha obligado a más de 100.000 personas de etnia armenia de Nagorno Karabaj a alejarse de sus hogares desde el pasado mes de septiembre, tras la rápida escalada del conflicto que ha enfrentado con los dos países por el control de este enclave del Cáucaso durante tres décadas, mientras las hostilidades se han cobrado 40.000 vidas. Francisco ha vuelto a pedir «la continuación de las iniciativas humanas, el regreso de los desplazados a sus hogares de forma legal y segura, y el respeto mutuo de las tradiciones religiosas y lugares de culto de cada comunidad».

El Papa también evocó “las tensiones y conflictos que perturban las regiones del Sahel, el Corazón de África y el Sur, así como en Camerún, la República Democrática del Congo y el Sur del Sur”.

Francisco le pidió “consolidar los vínculos fraternales en la península de Corea, abriendo vías de diálogo y reconciliación que puedan crear las condiciones para una paz duradera”. Luego fue grabado en el continente americano, aunque no mencioné ningún país en específico. “El Señor de Dios, que es un Niño humilde, inspira a las autoridades políticas a todos los pueblos de buena voluntad del continente americano, a encontrar soluciones adecuadas que ayuden a superar las discordias sociales y políticas, a luchar contra las formas de pobreza que ofenden la dignidad de personas, para resolver las necesidades y afrontar el doloroso fenómeno de la migración”, afirmó el Pontífice argentino.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Oferta especial por tiempo limitado.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_