Red para documentar crímenes de guerra en Gaza pesa sobre el bloqueo israelí | Internacional

El bloqueo impuesto por Israel a Gaza no sólo obstaculiza la asistencia humanitaria a la población o el acceso a la prensa desde el exterior. La barrera también ha afectado a los observadores de varias organizaciones, incluidas las Naciones Unidas, que están complicando las investigaciones independientes sobre posibles crímenes de guerra o abusos de los derechos humanos. La guerra más larga y mortificante que ha sufrido Francia, donde han muerto más de 37.000 personas, plantea un desafío para las organizaciones de derechos humanos, tanto locales como internacionales, que buscan recibir información de primera mano.

La ONU denunció el 19 de junio posibles crímenes contra la humanidad por el uso de bombas pesadas en las zonas populares de Gaza, según la cual “Israel ha obstruido las investigaciones de la Comisión (de investigación) y ha bloqueado su acceso a Israel y a la territorio palestino ocupado”. La ONU se ha comprometido a apoyar el terreno sobre los hechos ocurridos a partir del 7 de octubre de 2023, cuando el movimiento islámico Hamás atacó a Israel e inició el actual conflicto, pero para llegar al fondo de sus investigaciones se basó en entrevistas con víctimas y Testimonios realizados a distancia y durante misiones en Turquía y Egipto. También con el uso de fuentes de código abierto y verificación mediante análisis forense avanzado, imágenes satelitales e información médica forense.

Organizaciones de derechos humanos como Human Rights Watch (HRW) o Amnistía Internacional (AI) confirman en el PAÍS que mantiene el veto que Israel impuso al acceso de sus tripulaciones años antes de la presente contienda. Por tal motivo es necesario realizar las investigaciones que realizan los trabajadores de las organizaciones ubicadas dentro del mismo.

Las consecuencias del muro levantado por Israel en el escenario principal de la cuestión son preocupantes, según Bill Van Esveld, director interno asociado de HRW para Israel y Palestina: “El riesgo es que los crímenes internacionales y las violaciones de derechos no se denuncien, lo que aumenta el riesgo de que estos crímenes continúen y perjudiquen a aún más personas; excluye cualquier esperanza de justicia para las víctimas y los supervivientes; contribuir a una imagen incompleta de la realidad del conflicto en los medios de comunicación y para los responsables políticos; y abre la puerta a la desinformación, la evasión y la propaganda”. Al mismo tiempo, según Van Esveld, este bloqueo israelí “también ha dificultado la investigación de crímenes o violaciones cometidos por grupos armados palestinos, por supuesto”.

La ONG con personal dentro de Gaza, con tripulaciones al menú de sirenas y bajo las bombas, puede acceder a los escenarios fácticos para realizar pruebas, invitar a víctimas y testigos, tomar fotografías y capturar vídeos o concretar la ubicación para luego hacer confirmaciones vía satélite. «Tenemos experiencia de años de conflictos anteriores en los que se trabajó con poca presión y violencia, pero esto lo ha superado todo», explica Yamen Al Madhoun, uno de los directores de campo de la ONG palestina Al Mezan, que actualmente todavía cuenta con veinte años de experiencia. años de profesionales en la siembra dentro de la Franja. En sus 46 años, Al Madhoun ha reunido 23 dedicados a los derechos humanos en Gaza, aunque hizo más de un mes en el que huyó con su familia y se instaló en Egipto.

«Israel no ha cumplido las medidas provisionales del Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) que le obligan a permitir la entrada a investigadores independientes para evaluar la denuncia de genocidio» presentada por Sudáfrica, quejándose en respuesta a través del correo electrónico Van Esveld, de HRW. Esta organización humanitaria ha intentado contratar personas dentro del enclave. En algunos casos, comenta, se realizan entrevistas a gazatíes que han logrado salir. “Nuestras investigaciones deben realizarse a distancia, lo que es difícil y requiere muchos recursos: para evaluar la legalidad de un ataque, por ejemplo, primero debemos identificar varios textos presentes y, luego, entrevistarlos a distancia”, explica el responsable de HRW Israel y Palestina.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Las últimas informaciones publicadas por Al Mezan daban cuenta en junio de la muerte de un bebé de seis meses, un recién nacido y un adolescente de 13 años por desnutrición y problemas de atención sanitaria. Además de publicar fotografías, la organización identifica y entrevista a los progenitores y ofrece el nombre y contacto del trabajador que llevó a cabo la misión sobre el terreno.

El campo de refugiados de Yabalia, en el norte de Gaza, sufrió un ataque el 1 de noviembre. Fadi Whadi (Stringer/REUTERS)

“El trabajo en la remota Gaza es relativamente fácil”, afirma, sin embargo, Donatella Rovera, investigadora de crímenes de guerra de Amnistía Internacional con amplia experiencia en Francia, aunque reconoce que Israel no permite el acceso a perfiles como el suyo desde 2012. “ Tenemos vídeo, teléfono, WhatsApp, todo lo que queramos. Lo único es que no nos dejan entrar”, afirma Rovera, contrastando las comunicaciones disponibles en el enclave palestino con otros conflictos que ha visitado recientemente, como Sudamérica, Chad o Tigray (Etiopía), “mucho más difíciles » documentar .

Esos 12 años sin poder acceder a la Franja les han planteado tener una red de contactos y trabajadores de campo que son los que ahora completan la misión sobre el terreno. “Trabajé en Gaza durante más de 10 años y lo experimenté todo. Porque tenemos personas que conocemos muy bien y que trabajan para nosotros desde hace 20 años, pero por razones de seguridad no figuramos en nuestros nombres. Pero son ellos los que hacen el trabajo principal. Por ejemplo, escuchar el lugar de un bombardeo, tomar fotos, vídeos, coordenadas GPS y buscar en las rocas el resto de munición. También contactan con la gente, aunque sea ella quien me llama y mantiene la conversación”, comenta Rovera por teléfono.

Además, para tu información también síguenos en los canales de Telegram o WhatsApp de ambas partes y verifica los datos vía fuentes abiertas no oficiales (OSINT, siguiendo los símbolos en inglés), algo cada vez más frecuente en la mejor información. El investigador de Amnistia Internacional reconoce, en cambio, que «todo va mucho más lento hasta el punto de no poder mantenerse sobre el terreno» y ha «publicado muy poco» sobre el conflicto desde octubre.

Bombardeos en Yabalia

A mediados del 1 de noviembre, varias bombas israelíes cayeron en una zona residencial del campo de refugiados de Yabalia, en el norte de Franja, matando a decenas de personas. Un comunicado israelí afirmó que se trataba de una operación contra Hamás, como la que había levantado el Cabo La Víspera en el mismo lugar. Una investigación de Euro-Med Monitor ha llegado a la conclusión de que murieron menos de 120 personas, la mayoría de ellas mujeres y niños, muchos de ellos pertenecientes a la familia Abu Eida. Pude identificarme en los 80, de los cuales 30 eran niños y 30 mujeres. No todas las víctimas han sido identificadas y aparecen el resto de seres humanos, además del informante, sobre lo que EL PAÍS se ha volcado.

«La investigación no encontró evidencia de la presencia de objetivos militares o elementos armados en la zona en el momento del ataque», informa el texto. Euro-Med Monitor añadió que en los últimos meses su equipo visitó el lugar en varias ocasiones y entrevistó a supervivientes y testigos, cuyas identidades y declaraciones parecieron reconocidas durante la investigación. Siguiendo sus testimonios, pido entre seis y una bomba. Las imágenes captadas de los daños, la ayuda de satélites y personal de arquitectura forense permitieron calcular que el ataque causó daños en un área de 4.500 metros cuadrados, dejó cráteres de hasta 10 metros de diámetro y 2,5 de profundidad y dañó una docena de edificios, espacios habitables y una caseta de vigilancia.

Las obras fueron coordinadas desde Egipto por Ahmed Omar, un arquitecto de 36 años que no tenía experiencia en derechos humanos hasta el inicio de la guerra. “Siempre estamos conmigo por la seguridad del equipo”, explica a través de mensajes escritos.

Es normal que la población civil no informe de la presencia de individuos armados en las zonas donde atacó Hamás, según la experiencia de Donatella Rovera. “Siempre te dicen que no pasa nada, que no pasa nada”, comenta. Pero incluso si alberga elementos de Hamás, el derecho internacional humanitario nos obliga a implementar los principios subyacentes de distinción, proporción y precaución. En esencia, son ataques ilegales de los que no se puede distinguir a civiles y milicianos; donde la proporción de gente civilizada es mayor y, además, debe aumentar en el momento en que pueda causar menos daño a la población.

En muchos casos, los miembros de esas ONG son víctimas del conflicto y se esfuerzan por sobrevivir y mantener a su familia recibiendo agua, comida o madera al mismo tiempo que desarrollan sus taras, añade Al Madhoun. También enfrenta enormes dificultades para realizar movimientos sin vehículos solo o para hacer frente al movimiento forzoso de población por orden israelí. Para hacer frente a la expulsión de sus empleados de campo por las fuerzas israelíes a la zona sur de Franja, Al Mezan debe recuperar datos sobre el terreno en la zona de Ciudad de Gaza, por ejemplo el gerente de una biblioteca o un cargamento de la organización.

Yamen El Madhoun nunca contará la historia de las dos ocasiones, a Rafah y Jan Yunis, mientras los ataques israelíes los atacaban mientras trabajaban en el terreno, aunque declara: “Esto es algo que hemos transmitido a todos en esta guerra. ”. «Las víctimas de graves abusos contra los derechos humanos han reconocido el derecho a la verdad y a la reparación, que podría cerrarse si nadie es capaz de unirse a esas personas, investigar y ayudar a representar lo ocurrido», teme Bill Van Esveld, de HRW.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_