Los movimientos ultras en Europa se centran en Giorgia Meloni | Internacional

Giorgia Meloni fue una de las vencedoras de la noche de las elecciones europeas del 9 de junio y se presentó como líder de la nueva legislatura populista europea, con el objetivo de ser la más presentable de todas y, por tanto, la interlocutora imprescindible con un espacio político que. Pensé que no podía ser ignorado. Sin embargo, un mes después, su plan resulta impactante y lo ignora por completo. La primera ministra italiana afirmó haber entrado en la sala de toma de decisiones de la UE, pero el cordón sanitario se extendió aún más a ella y a Ursula von der Leyen y sus aliados, socialdemócratas y liberales, que permanecieron fuera del poder de la Comisión. El último Consejo Europeo de junio salió muy temprano, donde protestó contra un pacto «precocinado».

Al mismo tiempo, el mapa de la derecha populista se movía bajo sus pies y como líder de la tercera familia política europea, dominante en el campo ultra, los Reformistas y Conservadores Europeos (ECR, por sus siglas en inglés), vio cómo la primera El ministro, Viktor Orbán, llenó la carpeta con su nuevo grupo, Patriotas por Europa. Al salto de Vox, una fuga que fue percibida como una traición en el partido de Meloni, Fratelli d’Italia. Con el anunciado traslado de otro bloque, en el que estaban presentes Le Pen y la Liga, llamado Identidad y Democracia (ID), a la nueva plataforma del presidente húngaro, ésta supera a Meloni en el tablero y la relega a la cuarta posición. Se trata de una corrección aún más grave hacia la derecha de todo ese espacio, hacia Vladimir Putin y la expectativa de Donald Trump, que ahora lo hace aparecer como una derecha vacante. Ha abandonado la ECR, el artefacto político que ha construido cuidadosamente a lo largo de estos años, que preside desde 2020, hasta el punto de que Orbán llamó inútilmente a la puerta tras abandonar el Partido Popular Europeo en 2021, pero que también está sirviendo para ser considerado respetable entre los partidos tradicionales.

En Italia continúa el mismo juego de meriendas que su compañero Matteo Salvini, líder de La Liga, que cada día tiene una oportunidad de demostrar que es un ultra más auténtico que ella (ha propuesto, por ejemplo, que las vacunas infantiles sean no obligatorio ). Se trata de una traición de estos días para Meloni, que lleva dos años envidiando la imagen de un gobierno fiable y proeuropeo y que tiene en su seno el papel de vicepresidente de Salvini. La línea roja interna en el magma de la ultraderecha europea es la simpatía de Rusia, y Meloni descansa solo. Entre los grandes partidos, sólo ella se puso del lado del PiS polaco en su clan europeo, debido a su aversión a Moscú, pero supuso que otro había dejado escapar sus inquietudes. habilidad actualporque esta formación se produjo cuando pudieron obtener procedimientos sancionadores de la UE a través de sus medios liberales.

La cuestión de si apoyar o no a Von der Leyen

En realidad, Meloni está atrapada en su ambigüedad, la misma que hasta ese momento le había permitido llegar, pero nadie sabe hasta dónde. El departamento de poder de Bruselas puso de relieve sus contradicciones, antes la duda se manifestaba de forma moderada o extremista, según la ocasión, y ahora ya no hay nadie sobre el terreno. También destacó las divisiones en su coalición de gobierno en Italia. Forza Italia, formación de Berlusconi y miembro del Partido Popular Europeo, que debido al desarrollo de los acontecimientos se presenta ahora como representante del derecho italiano serio, pretendiendo ganarse el apoyo de Von der Leyen y un acercamiento al centro. Por otro lado, sacar La Liga, para que el enemigo no vote. Salvini, que había llegado a Europa, entró en una clara estrategia de radicalización, en busca de una identidad propia para intentar frenar la erosión que le esperaba en el Gobierno, eclipsado por Meloni.

El primer ministro italiano, que en su país quiere ocupar todo el espectro político conservador desde el centro hasta la extrema derecha, aspira a ser aceptado en Europa como líder de una derecha posfascista, pero que ha dejado atrás su pasado y ahora tiene un perfil institucional y razonable. Esta semana, por ejemplo, estará al frente de la OTAN como socio fiable y tendrá que comprometerse a aumentar la gasolina militar hasta el 2% del PIB. Son días de negociaciones con el resto de líderes europeos decisivos para Meloni, de cara a la votación del Parlamento Europeo del 18 de julio que debería dar el sí a Von der Leyen. Meloni se pregunta si apoyarla o no, calculando cómo será mejor y cómo no podrá darle apoyo oportuno a partir de ahora, aumentando el perfil de su singularidad.

Entérate de lo que pasa afuera, comprende lo que pasa adentro, no te perderás nada.

SIGA CON NOSOTROS

Esto le valdrá acusaciones de su mundo político de haberse vendido, pero ella, a su vez, también querrá poder vender en casa lo que tiene entre manos en Bruselas y su estrategia frutícola. Por ejemplo, nombrar un vicepresidente ejecutivo de la Comisión (no basta con un comisario italiano porque se supone que ya debería tocarlo). Pero él no está del todo seguro de que se lo concedas y hasta el momento da la impresión de que todo se está gestionando sin ella. Lo que se puede conseguir puede ser tanto más meritorio gracias a su condición de jefe de Gobierno del tercer país de la UE, miembro del G-7, así como a su peso político. Esperaba que su grupo pudiera influir en el equilibrio de poder, pero Von der Leyen sólo se unió a sus aliados habituales y habló con los Verdes, pero no con ella. La última salida pragmática de Meloni es encontrarse en una posición ventajosa con los ultras, por si hay algo de qué hablar con ellos.

En medio de esta cruzada, Meloni tuvo que salir la semana pasada a hacer un nuevo desprecio hacia ese partido neofascista. Fue el origen de una búsqueda periódica del diario digital Página de fansquienes infiltraron a un periodista en su formación juvenil, la Juventud Nacional, y públicamente descubrieron que eran muy democráticos, pero en privado estaban siendo expuestos por la barbarie nazi y antisemita, entre otras. Esta percepción del partido jugando en dos bandos, con una fachada docente y un núcleo interno nostálgico del fascismo, reforzó la imagen de ambivalencia de Meloni de una nueva manera. Finalmente, escribió un mensaje para decir en tono redondo: «En los Hermanos de Italia no hay lugar para posiciones racistas o antisemitas, como no hay lugar para los nostálgicos del totalitarismo del siglo XX o de cualquier manifestación de folklore estúpido «. En estos casos recuerda, por ejemplo, que su colega Ignazio La Russa, presidente del Senado, se vio obligado a tener un busto de Mussolini en casa y que nunca lo sacará porque fue un regalo de su padre.

En cuanto a la oposición italiana, se viven momentos de euforia por los buenos resultados del Partido Demócrata (PD) y de la izquierda junto con los verdes en las elecciones europeas, que han vuelto a desmentir la fantasía de una gran coalición capaz de de algún día ganar a los comediantes (aunque falten tres años). Perspectiva reforzada por el triunfo del Nuevo Frente Popular en Francia. Ha sido un sueño recurrente en la izquierda italiana desde que ganó una candidatura con su última alianza general en 2006, pero luego sólo tardó dos años. Gobernarlo es entonces el problema. En la foto donde se veía a los dirigentes de diversos partidos y asociaciones casi no encajaban en el grupo, eran 34.

Continúe leyendo la información internacional sobre Facebook Y Xo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_