Los líderes europeos exigen compromisos a la Legión antes de enviarla de vuelta para repetirlo al frente de la Comisión | Elecciones europeas 2024 | Notificaciones

Tuve que pagar para avanzar hacia un acuerdo, pero la realidad fue imputada. No es fácil solucionar un problema político en una sola noche. Entre tirones y reverencias y algo de peso, los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 Estados miembros avanzaron este mes para proponer a los demás cargamentos de la UE. Pecado. Los favoritos son claros: la alemana Ursula von der Leyen (popular) a repetir al frente de la Comisión Europea; el portugués António Costa (socialdemócrata) para el Consejo Europeo; la primera ministra de Estonia, Kaja Kallas (liberal), como alta representante para Política Exterior y Seguridad; y Roberta Metsola (popular), para continuar una legislatura más cercana al frente del Parlamento Europeo. Sin embargo, los líderes querían ver la agenda alemana y pidieron un compromiso antes de garantizar su apoyo.

La próxima cita será dentro de diez días, cuando espero completar el departamento que registrará las instituciones en los próximos cinco años, en medio de una situación que avanza muy rápidamente hacia el nivel europeo y global, con el ascenso del populismo. , extrema derecha y un clima político que empeora, que lo acelera todo el tiempo.

El departamento favorecido (Von der Leyen, Costa, Kallas) respeta el equilibrio político: el Partido Popular Europeo fue la fuerza más votada en las elecciones europeas del 9 de junio; y los socialdemócratas, el segundo, de los generales y regionales. Pero todas las familias políticas quieren garantías de tener buenas cartas en los próximos años. Sobre todo buenas cartas. Las respuestas lastiman a Von der Leyen, quien puede verse obligada a proponer algunas concesiones para el cambio de apoyos y brindar más detalles sobre qué agenda quiere seguir durante su mandato. «Varios dirigentes quieren ver el programa antes de aceptar los nombres», afirma una alta fuente diplomática. «Debemos tomar una decisión antes de la final de junio», lanzó el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, este lunes por la noche, durante la cena en la que los dirigentes negociaron, sin sus equipos y sin moverse, ante un menú a base de abbadejo con Verduras mediterráneas.

Al decidirse por este tipo de negociación no se acuerda nada hasta que todo está acordado. De hecho, el Partido Popular lanzó una ola ante la afirmación de que la segunda parte del mandato del Consejo Europeo (dos años y medio de los cinco) está destinada a alguien de su partido, por ejemplo, al croata Andrej Plenković, explica una fuente al flujo de la negociación. Esto podría hacerse sin forzar la norma, porque los tratados indican que los mandatos del Primer Ministro son de dos años y medio y pueden renovarse una vez. Sin embargo, los socialistas no están dispuestos a ceder, señalan la falta de recursos. Todos los que ocuparon el puesto hasta ora ―los liberales belgas Herman van Rompuy y Charles Michel, y el conservador polaco Donald Tusk― lo hicieron durante los dos periodos permitidos, dijeron, cinco años consecutivos.

De izquierda a derecha, el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán; el de Croacia, Andrej Plenkovic; la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; y el primer ministro de Portugal, Luís Montenegro, en Bruselas este lunes. Geert Vanden Wijngaert (AP)

Así, los líderes del Partido Popular Europeo han empezado a mostrarse dudosos del socialista Costa, que, sin embargo, cuenta con el respaldo del gobierno conservador portugués y de su primer ministro, Luís Montenegro, del Partido Popular Europeo. Varias cuestiones populares están vinculadas al caso judicial debido al tráfico de influencias que afecta a sus colaboradores más cercanos y que se deriva de su nombramiento como primer ministro. Costa no ha sido acusado, aunque el caso no está cerrado. «Debemos aclarar el contexto jurídico», subrayó este lunes el primer ministro Donald Tusk. El polaco también advirtió sobre las investigaciones en la extrema derecha.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

En efecto, la primera ministra italiana, la ultraizquierdista Giorgia Meloni -que, sin embargo, forma parte de la extrema derecha aceptable para los populares-, ya ha sido suficientemente abordada en este Consejo. El núcleo de la negociación se llevó a cabo entre populares, socialistas y liberales, sin reunirse con la familia de los reformistas y conservadores europeos (ECR) ―a la que pertenece el partido de Meloni, Hermanos de Italia―, que se situó como cuarta fuerza en las elecciones a la Eurocámara. Meloni quiso participar en la negociación. Y no estaba contenta de sentirse desanimada.

«Es importante que decidamos rápida y rápidamente, porque vivimos tiempos difíciles y es importante saber cómo será el futuro de Europa», afirmó el Canciller Scholz. La socialdemócrata danesa Mette Frederiksen, que tenía fuerza para presidir el Consejo y que, en realidad, es la favorita popular por sus posturas más duras en defensa y migración, ha decidido abandonar su empleo este mes. «Espero que te estemos esperando de inmediato para saludarte, porque con todo lo que estás pasando en el mundo, es necesario darte una recompensa y ser un faro de estabilidad», señaló su legado en la reunión de líderes. en Bruselas, donde también recordó que Von der Leyen ha hecho «un buen trabajo» en esta legislatura.

Sin embargo, sopese, de entrada, todo eso para la próxima reunión del 27 y 28 de junio en Bruselas. «La reunión de esta noche fue una oportunidad para tener un profundo intercambio de puntos de vista, ser transparentes entre nosotros, compartir preocupaciones sobre las próximas prioridades y escuchar peticiones», destacó el presidente Michel.

La presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, ha llegado a una reunión de los líderes del Partido Popular Europeo (PPE), este mes en Bruselas.OLIVIER MATTHYS (EFE)

Los resultados de las elecciones europeas han marcado el avance de la ultraizquierda y han caído ahora en manos del tándem franco-alemán, tradicional motor de la UE. En Alemania, la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) se ha convertido en la segunda fuerza política de esos cómicos que saltaron a la coalición del Gobierno de Scholz y los socialdemócratas que vivieron su peor resultado histórico. En Francia, la ultraderecha de Marine Le Pen (Reagrupamiento Nacional) fue la primera fuerza en una victoria aplastante que encumbró al presidente, Emmanuel Macron, convocante de las elecciones legislativas anticipadas. Estos comediantes han causado gran inquietud en Bruselas ante la posibilidad de suponer una carga para los ultras en la segunda economía más grande de la UE.

Los líderes tenderán a darse cuenta de que la persona elegida para presidir la Comisión Europea debe ser ratificada en el Parlamento Europeo por la mayoría de eurodiputados (361 de 720). En Bruselas se reflexiona sobre el hecho de que los conservadores no pueden garantizar que Von der Leyen tenga el voto de sus camaradas en su conjunto. Cabe destacar que el líder del PP español, Alberto Núñez Feijóo, aseguró este mes que el apoyo en la reunión de los conservadores europeos fue «unificado» y «sin fisuras», los Populares de Francia (Los Republicanos) y Eslovenia tuvieron anunció que no responderán ante los alemanes. Esto implica la fuga de 11 parlamentarios. Es una cifra muy baja, pero el propio PPE sabe que, al ser la votación secreta, hubo muchas más deserciones.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_