Los abuelos suecos pueden cobrar por cuidar niños según la nueva ley

Los abuelos suecos tienen derecho a un permiso parental remunerado esta semana, después de que el país promulgara una nueva ley pionera destinada a ampliar las prestaciones de cuidado infantil más allá de los límites de la familia de origen del niño.

Gracias al cambio, que entró en vigor el lunes, los padres pueden transferir una parte de sus días de permiso parental a otros tutores, consolidando la reputación de Suecia como país líder en el mundo en términos de políticas progresivas de permiso parental.

Según la Agencia de Seguridad Social del gobierno sueco, la ley permite a las familias monoparentales transferir hasta 90 días de licencia remunerada a otros tutores y a una pareja de padres transferir hasta 45 días.

La ley fue aprobada por el Riksdag, el parlamento sueco de 349 escaños, en diciembre pasado.

Leo Gullbring, de 65 años, un redactor independiente de Lund, Suecia, que espera su segundo nieto en agosto, dijo que planea ayudar a su hijo en la cercana ciudad de Malmö con el cuidado del bebé.

Cuando se le preguntó qué pensaba de la nueva ley, Gullbring la calificó de «fantástica» y elogió el ya generoso sistema de bienestar social de Suecia, que se ha vuelto «aún mejor».

Esta no es la primera incursión de Suecia en servicios sociales innovadores. Los ciudadanos suecos pagan algunos de los impuestos más altos del mundo, pero a cambio reciben atención sanitaria financiada por el estado, educación gratuita hasta la universidad y generosas prestaciones por desempleo.

El país nórdico de más de 10 millones de habitantes también tiene algunas de las leyes de licencia parental más amplias y garantiza 480 días de licencia remunerada por niño, distribuidos entre los padres. Durante el primer año de vida del niño, los padres pueden disfrutar juntos de ese permiso 30 días.

Las directrices de Suecia contrastan marcadamente con las de Estados Unidos, uno de los pocos países occidentales que no garantiza licencias remuneradas por maternidad o paternidad.

Sólo los empleados y trabajadores federales en un puñado de estados de EE.UU. son elegibles para una licencia parental legalmente protegida, lo que lo convierte en un caso atípico en comparación con muchos países ricos.

«Los países nórdicos que para empezar tienen políticas muy generosas se vuelven cada vez más generosos y flexibles, y parece que nos quedamos cada vez más atrás», dijo Richard Petts, profesor de sociología en la Universidad Ball State y experto en licencia parental.

Si bien las políticas de licencia parental en países como Suecia se consideran el “estándar de oro”, en todo el mundo esa generosidad es “poco realista para Estados Unidos” debido a la resistencia a niveles más altos de impuestos, dijo el profesor Petts.

Las investigaciones han demostrado que los programas de licencia por maternidad y paternidad tienden a aumentar los resultados de salud de las familias después del nacimiento, beneficiando tanto al padre que da a luz como al recién nacido a largo plazo.

El profesor Petts dijo que es probable que las nuevas directrices más amplias de Suecia mejoren el equilibrio entre la vida laboral y personal del país, especialmente para las familias monoparentales.

La nueva ley, dijo, “reconoce las crecientes complejidades de equilibrar el trabajo y la familia”.

Christina Anderson contribuyó con este reportaje desde Estocolmo, Suecia.